Saborea el verano

Hace apenas unos días que entró el verano y con él las largas tardes soleadas y calurosas, las salidas, las vacaciones, el mar y todo un sinfín de placeres que nos hacen más agradable esta estación en la que hacemos gran parte de nuestra vida “al aire libre”

Al igual que en el resto de estaciones tienes que adecuar tu alimentación a esta nueva época donde refrescarte de las altas temperaturas y mantenerte hidratado será objetivo principal.

En verano el cuerpo requiere menos energía que en otras épocas del año por lo que la dieta será menos calórica, que no  por ello más escasa; no se trata de comer menos, sino de seguir una dieta distinta, cambiar los hábitos y elegir alimentos menos grasos y más refrescantes ya que el número de calorías que necesitamos es menor y la hidratación mayor.

Debes incrementar el consumo de frutas y verduras crudas de temporada que además de refrescarte, favoreciendo el descenso de la temperatura del cuerpo, te permitirán aprovechar y asimilar más nutrientes; además todas ellas con su alto contenido en agua  contribuyen a mantener tu piel hidratada y con su alto contenido en antioxidantes y fibras, protegen tu salud. Asi pues ensaladas, gazpachos y sopas frías deben formar parte de tu dieta diaria.

La formas de cocinar los alimentos también varía, elige la plancha, los salteados o el vapor antes que el horneado o los fritos. Las cocciones deben ser más cortas y a mayor temperatura.

Los escabeches, fermentados, germinados y verduras de hoja verde continúan siendo, al igual que en estaciones anteriores, nuestros grandes aliados, las hierbas aromáticas como la alhahaca y la menta están en su momento de esplendor aportándo colorido y sabor, y las especias siguen aromatizando nuestros platos aunque deberías utilizar con precaución, especialmente si eres persona calurosa, algunas como la canela, el jengibre seco, el chile e incluso la pimienta negra por su capacidad de calentar el organismo.

Y los helados………….mmm que delicia! aunque puedes darte algún que otro capricho, es mejor optar por sorbetes de frutas más ligeros y refrescantes y con menos calorías.

Entre las verduras y frutas propias de temporada destacan zanahorias, remolachas, tomates, melocotones, frutos rojos, fresas, sandías y cerezas todas ellas ricas en caroteno y vitamina A, que como sus colores indican,  ayudan a frenar la acción de los radicales libres y a prevenir el efecto de envejecimiento provocado por los rayos del sol.

El pepino y el melón estrellas indudables de la temporada aportan gran cantidad de agua y minerales.

Y por ultimo como bebida fundamental el agua, reservando el vino  o la cerveza para ocasiones especiales. Puedes acompañarla con un  chorrito de zumo de lima o limón y un poquito de stevia con lo que tendras una sana bebida para todo el día.

By MJ

“Come bién, respira profundo y quiérete mucho”

Deja un comentario