Sabías que?   Brócoli


La mejor manera de consumir el brócoli o brécol es comerlo crudo, hervido al vapor unos pocos minutos o en conserva como el encurtido o el kimchi. Con ello no solo conseguimos que no se pierdan vitaminas y nutrientes durante el proceso de cocción, sino que nos aseguramos de que uno de los compuestos más importantes que posee, la glucorafanina , perteneciente al grupo de los glucosinolatos y responsable de sus propiedades anticancerígenas, no inhiba su acción con el cocinado.
Si además lo masticamos muy bien o mejor aún lo trituramos, permitimos que estos compuestos fitoquimicos se rompan con lo que se favorece que sus principios actúen eficazmente.

Truco!  Si no te gusta el brócoli crudo una buena manera de aprovechar sus propiedades es elaborar una cremita que puedes cocinar durante unos 15 m y a la que incorporaremos a la hora de triturar una cantidad de brócoli crudo . De esta manera su sabor quedará camuflado por el resto y estaremos aprovechando todas sus ventajas. 😉

Quieres saber un poco más sobre el brócoli? Ve a la sección de alimentos de la escuela Bio-cocina

Y llegó el otoño …

Después de tantas horas de luz y sol, vacaciones y vida al aire libre, llega la época de volver a la rutina. Los días se acortan, se vuelven más fríos y grises, invitando al recogimiento y a retomar proyectos para afrontar un nuevo curso.
El otoño es una época de preparación en la que debes limpiarte de todo lo que no sirve para afrontar con energía el invierno. Por ello se considera al igual que la primavera una época propicia para la desintoxicación y la depuración en todos los sentidos de nuestra vida
En esta etapa de transición entre el caluroso verano y el frío invierno lo más recomendable es tomar alimentos que generen ese aporte de calor que hará falta para la estación posterior y que a la vez te ayudaran a nutrir y reforzar los pulmones y el intestino grueso (órganos relacionados con esta estación según la medicina tradicional china).
Debes optar por disminuir un poco los crudos en pro de los alimentos cocinados especialmente en la cena, aumentar las proteínas, a ser posible de origen biológico y vegetal, incluir alimentos que refuercen tus defensas naturales y restringir o disminuir los lácteos por las mucosidades que los mismos producen especialmente en esta época de resfriados frecuentes.

Continue reading “Y llegó el otoño …”